Varietales de la Región

Castilla-La Mancha es un territorio de contrastes, nuestra diversidad natural e histórica queda perfectamente ejemplificada en la variedad de la vid, que es la característica principal del vino, al que le confiere su carácter.

Actualmente se cultivan en Castilla-La Mancha numerosas variedades tintas y blancas, variando su implantación entre las diferentes zonas vitícolas de la región.

X